Photo by Metinee/iStock / Getty Images
Photo by Metinee/iStock / Getty Images

El taro, esa bebida con su color místico y sabor indescifrable, tiene su origen en Asia y las islas trópicas de polinesia. Estudios indican que esa gente cultiva la raíz del Taro desde hace al menos 10,000 años. Utilizaban las hojas, que parecen orejas de elefante, en sus platillos más antiguos y tradicionales. Los sacrificios a sus dioses eran adornados con hojas de esa misma planta.

Eran pueblos nómadas y dominaban sus mares con canoas gigantes. Véase “Moana”. Cuando encontraron las islas que hoy conocemos como Hawái, el taro llegó para quedarse. Mantuvo su estado reverencial pero ahí fue cuando comenzaron a experimentar con la raíz de la planta en la cocina. Quizás la innovación más duradera es la más simple, un platillo llamado Poi.

El Poi es la raíz del Taro machacada en una especie de molcajete de madera y en Hawái es como pan. Los locales acompañan todas sus comidas con Poi, algunos incluso lo comen como desayuno. Es un elemento infalible en cualquier luau la fiesta tradicional hawaiana, escoltando al lechón asado. Para los turistas es un gusto adquirido, ya que su consistencia les recuerda al engrudo o a aquella pasta de donde sale Ivan Ooze (fans de los Power Rangers originales sabrán de lo que estoy hablando).

El sabor del Poi depende de cuánto tiempo se deje fermentar y la consistencia depende de cuanta agua se agregue.

Pero lo más impresionante del Poi, es que por miles de años ha sido la primera comida de todos los bebés hawaianos. Es un alimento hipo-alergénico, quiere decir que ayuda a disminuir el riesgo de provocar un síntoma o reacción alérgica.

 Su contenido de probióticos lo hacen fácil de digerir y ayudan el sistema gastrointestinal.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados americanos en Hawái, comenzaron a comer Poi ante la escasez de maíz y cereales en Estados Unidos. Inicialmente vieron que tenían menos reacciones alérgicas y digerían sus comidas más fácilmente. Con el tiempo se dieron cuenta que los dialectos polinesios que se manejaban en esas islas ni siquiera tenían una palabra que significara indigestión en su vocabulario. El Poi la había hecho obsoleta.

El Poi y el Taro igual de importantes en la cultura polinesia como los tatuajes y la tabla de surf.

Aquí en Cassava Roots confiamos en los poderes de esta mítica raíz, inimitable en todo el mundo y venerada por milenios. Empacamos todos sus beneficios en esta bebida, ven y comienza a disfrutar.

Comment